Del santo evangelio según san Mateo (13,18-23)

Jesús dijo a sus discípulos: “Escuchen ahora la parábola del sembrador: Cuando uno oye la palabra del Reino y no la interioriza, viene el Maligno y le arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Ahí tienen lo que cayó a lo largo del camino. La semilla que cayó en terreno pedregoso, es aquel que oye la Palabra y en seguida la recibe con alegría. En él, sin embargo, no hay raíces, y no dura más que una temporada. Apenas sobreviene alguna contrariedad o persecución por causa de la Palabra, inmediatamente se viene abajo. La semilla que cayó entre cardos, es aquel que oye la Palabra, pero luego las preocupaciones de esta vida y los encantos de las riquezas ahogan esta palabra, y al final no produce fruto. La semilla que cayó en tierra buena, es aquel que oye la Palabra y la comprende. Este ciertamente dará fruto y producirá cien, sesenta o treinta veces más”.

Palabra de Dios

Oración

Te damos gracias Señor, porque cada día siembras tu Palabra en nuestro corazón.

Te pedimos nos des la gracia para escucharla y tener una actitud dispuesta a entenderla; danos  la capacidad de asumir las actitudes y acciones requeridas por la escucha para que así nuestros frutos sean abundantes y generosos, y podamos compartirlos con nuestros hermanos más necesitados.

Amén.

por Carmina Villalobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *