Del santo evangelio según san Mateo (13,54-58)

En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombrados y se preguntaban: «¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es María su madre, y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?»

Y se negaban a creer en él.

Entonces Jesús les dijo: «Un profeta no es despreciado más que en su patria y en su casa».

Y no hizo muchos milagros allí por la incredulidad de ellos.

Palabra de Dios

Oración

Señor, gracias por la vida y por los retos que tengo, gracias porque en cada situación tengo la oportunidad de hablarte para pedir tu guía amorosa, tu apoyo incondicional y tu providencia divina. 

Señor, que tu Espíritu de Vida recorra mi ser, que sea su fuerza la que con calidez nos impuse a orar con fervor y tener más fe cada día, ayúdanos Padre bueno y Padre de bondad a tener confianza en nosotros mismos para que sin miedo proclamemos tu Evangelio en nuestra tierra sin miedo al rechazo. Ayúdanos Señor a ser un buen testimonio del amor que te tenemos.

Amén.

por Ana Laura Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *