Del santo evangelio según san Mateo (11,28-30)

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Palabra de Dios

Oración

 

Señor mío, gracias por amarnos a pesar de nuestra necedad, de nuestros errores personales y sociales, no es fácil amar como tu amas hasta el punto de dar tu propia vida, sabemos que el seguirte no sera tarea sencilla pero si estaremos seguros que las aflicciones y cansancio nos será aliviado en tú presencia así que dispón según tu voluntad de todo mi haber, mi poseer, mi memoria y mi entendimiento.

 Amén.

por Manuel Irigoyen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *