Del santo evangelio según san Mateo (12,1-8)

Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas.

Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.»

Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.»

Palabra de Dios

Oración

Señor, que todo lo que haga sea para saciar mi hambre y sed de conocerte más, que todas mis acciones vayan encaminadas a servir al más necesitado. Te pido me des fuerzas suficientes para no desfallecer y tener gozo en mi alma para predicar con el ejemplo. 

Tú que eres grande, derrama fuertemente tu bondad en cada corazón para que nos ayude a ver a nuestros semejantes con la misericordia con la que Tú nos miras, ayúdanos a no juzgar, antes bien, ser servidores de nuestros semejantes.

Amén.

por Ana Laura Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *