Del santo evangelio según san Mateo (9,18-26)

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá.»

Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría.

Jesús se volvió y, al verla, le dijo: «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.»

Y en aquel momento quedó curada la mujer.

Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: «¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida.»

Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca.

Palabra de Dios

Oración

Señor te damos gracias por tenernos a tu amparo, por que nos das la fortaleza para seguír adelante día tras día.
Toma Señor en cuenta nuestras obras, nuestro amor a quien más nos necesita y escucha Señor las plegarias de los jóvenes, de las madres abandonadas, del migrante que está lleno de sueños y del anciano que necesita amor en sus últimos días de vida.
Clamamos a ti llenos de fe seguros de que nos escucharas!!

Amén.

por Alejandra Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *