Del santo evangelio según san Mateo (9,9-13)

En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre llamado Mateo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»

Él se levantó y lo siguió. Y, estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos.

Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?»

Jesús lo oyó y dijo: «No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Palabra de Dios

Oración

Que dicha poder escuchar tu llamado Señor Jesús, gracias por que tu espíritu nos ayuda a poder verte y sentirte en nuestros hermanos, los más necesitados. Cuánta gracia necesita mi corazón para entender mi propia enfermedad y cuánta humildad necesito para reconocer que solo Tú eres el médico de médicos, el que no solo cura el cuerpo sino también el alma triste y necesitada. Gracias Padre amoroso por dejarnos ver cada día en los más necesitados tu misericordia y piedad, ayúdanos mi buen Jesús a tener esas bondades para con nuestros semejantes.

Amén.

por Ana Laura Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *