Del santo evangelio según san Mateo (8,1-4)

En aquel tiempo, al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente.

En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme.»

Extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero, queda limpio.»

Y en seguida quedó limpio de la lepra.

Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que mandó Moisés.»

Palabra de Dios

Oración

Te damos gracias, Padre bueno, porque siempre estás aquí para nosotros, para acogernos, escucharnos y amarnos. Te pedimos que de cada encuentro que tengamos contigo en la oración, salgamos fortalecidos y capacitados para escuchar, acoger, amar … .para gastar nuestra vida en el servicio, especialmente con nuestros hermanos más vulnerables. Que a ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, podamos ser consuelo y alivio.

Amén.

por Carmina Villalobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *