Del santo evangelio según san Mateo (7,15-20)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidado con los falsos profetas; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. A ver, ¿acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Los árboles sanos dan frutos buenos; los árboles dañados dan frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis.

Palabra de Dios

Oración

Señor, permíteme descubrir la verdadera intensión de mis actos y motivaciones, quisiera ser como ese árbol que da frutos sanos; no con un fin supremo, sino con la verdadera misión jóvenes, migrantes y este nuestro hogar “la casa común”.

Amén.

por Manuel Irigoyen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *