Del santo evangelio según san Marcos (14,12-16. 22-26)

El primer día de la fiesta en que se comen los panes sin levadura, cuando se sacrificaba el Cordero Pascual, sus discípulos le dijeron: “¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la Cena de la Pascua?” Entonces Jesús mandó a dos de sus discípulos y les dijo: “Vayan a la ciudad, y les saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo hasta la casa en que entre y digan al dueño: El Maestro dice: ¿Dónde está mi pieza, en que podré comer la Pascua con mis discípulos? Él les mostrará en el piso superior una pieza grande, amueblada y ya lista. Preparen todo para nosotros”. Los discípulos se fueron, entraron en la ciudad, encontraron las cosas tal como Jesús les había dicho y prepararon la Pascua. Al atardecer, llegó Jesús con los Doce. Durante la comida Jesús tomó pan, y después de pronunciar la bendición, lo partió y se lo dio diciendo: “Tomen; esto es mi cuerpo”. Tomó luego una copa, y después de dar gracias se la entregó; y todos bebieron de ella. Y les dijo: “Esto es mi sangre, la sangre de la Alianza, que será derramada por una muchedumbre. En verdad les digo que no volveré a probar el zumo de cepas hasta el día en que lo beba nuevo en el Reino de Dios”.Después de cantar los himnos se dirigieron al monte de los Olivos.

Palabra de Dios

Oración

En la santa Eucaristía me invitas a renovar mi compromiso en Cristo y servirte cada día, aún en mi pequeñez, pero en amor y humildad; a reconocerme siempre necesitado de Ti y amarte a través del más necesitado.
Gracias por tu infinito amor en nuestras vidas.

Amén.

por Martha Rocha 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *