Del santo evangelio según san Marcos (11,27-33)

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén y, mientras paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos y le preguntaron: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»
Jesús les respondió: «Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto: El bautismo de Juan ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contestadme.»
Se pusieron a deliberar: «Si decimos que es de Dios, dirá: “¿Y por qué no le habéis creído?” Pero como digamos que es de los hombres…» (Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta.)
Y respondieron a Jesús: «No sabemos.»
Jesús les replicó: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»

Palabra de Dios

Oración

¡Señor! que tu Luz ilumine nuestro corazón y toque lo profundo de nuestro ser para conocer y seguir tu camino.
¡Padre! te pedimos nos acompañes en todo momento para no perdernos en la debilidad y cerrazón al seguir nuestros propios intereses y conveniencias que nos confunden y nos alejan de Tí, impidiendonos conocer tu obra en nuestra vida.
¡Señor! danos la gracia de tener un corazón sencillo, libre, sin ataduras, que sea reflejo de tu verdad, y esté dispuesto a aceptar la invitación de desear, de buscar y de abrazar la sabiduría como el don más precioso que viene de Tí, y optar, sin dudar, como única elección, la que brota del corazón y es el amor.
¡Señor, pon tu mirada en cada corazón, para saber encontrarte en todas las cosas, en toda tu creación y rendirnos a tu amor!

Amén.

por Mary Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *