Del santo evangelio según san Marcos (11,11-26)

Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre. Vio de lejos una higuera con hojas y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos.

Entonces le dijo: «Nunca jamás coma nadie de ti.» Los discípulos lo oyeron.

Llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas. Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.

Y los instruía, diciendo: «¿No está escrito: “Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos” Vosotros, en cambio, la habéis convertido en cueva de bandidos.»

Se enteraron los sumos sacerdotes y los escribas y, como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su doctrina, buscaban una manera de acabar con él. Cuando atardeció, salieron de la ciudad. A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz.

Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús: «Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.»

Jesús contestó: «Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: “Quítate de ahí y tirate al mar”, no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis. Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.»

Palabra de Dios

Oración

Que el hambre que tenga Señor sea de sentir tu presencia en mi vida, que el fruto que llegue a mis manos sea el que tu derrames en nuestro corazón. Ayúdanos a tener una fe inquebrantable que nos de la seguridad que necesitamos para confiar en que tu plan es mas grande que nuestros pensamientos. Te pido Señor que nos dotes de mucho valor para cada día ser fuertes y luchar contra la comodidad para entregar en cada anochecer una oración y encomendar nuestra vida en tus manos para que nos sea mas fácil perdonar. Te pido Señor nos acompañes en todos nuestros caminos.

Amén.

por Ana Laura  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *