Del santo evangelio según san Juan (21,20-25)

En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?»
Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?»
Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.»
Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?» Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

Palabra de Dios

Oración

En este trozo del Evangelio Jesús nos muestra el amor sin condición y en libertad; como las actitudes tanto de Pedro de cuestionar y de Juan de cercanía, Él mismo los trata y se relaciona en libertad real donde es Él quien no se engancha con ninguna de las acciones.

Y bajándolo a mi realidad, ¿cómo muchas veces las acciones de los demás me limitan para relacionarme? Es en donde entonces quiero poner en práctica el discernimiento, que es el que me muestra las situaciones tal como son y no como las interpreto, que muchas veces es anticristiana.

Señor Jesús que tu ejemplo de vida me mueva más que mis propios pensamientos y/o sentimientos.

Amén.

por Juven Tarango 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *