Del santo evangelio según san Juan (17,20-26)

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, oró, diciendo: «Padre santo, no sólo por ellos ruego, sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado. También les di a ellos la gloria que me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno; yo en ellos, y tú en mí, para que sean completamente uno, de modo que el mundo sepa que tú me has enviado y los has amado como me has amado a mí. Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste, porque me amabas, antes de la fundación del mundo. Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer y les daré a conocer tu nombre, para que el amor que me tenías esté con ellos, como también yo estoy con ellos.»

Palabra de Dios

Oración

Padre, te agradezco por mi comunidad, amigos y sobre todo familia, pues son personas que al igual que yo, buscamos encontrarnos en la intimidad contigo para poder mejorar espiritualmente y vivir felices.

Es por ello que agradezco aún más las palabras de tu hijo Jesús al siempre enfocarse y orar por nosotros, pues pide con fervor el que seamos todos uno solo y así es como te pido que nos permitas vivir, descubriendo que todos somos hermanos y la maldad quede alejada, pues tenemos un amor muy grande de tu parte.

Gracias nuevamente y permítenos seguir siendo uno solo.

Amén.

por Marco Chapa 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *