Del santo evangelio según san Juan (7,40-53)
“Jamás ha hablado nadie como ese hombre”

En aquel tiempo, algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían:
«Este es de verdad el profeta».
Otros decían:
«Este es el Mesías».
Pero otros decían:
«¿Es que de Galilea va a venir el Mesías? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David, y de Belén, el pueblo de David?».
Y así surgió entre la gente una discordia por su causa.
Algunos querían prenderlo, pero nadie le puso la mano encima.
Los guardias del templo acudieron a los sumos sacerdotes y fariseos, y estos les dijeron:
«¿Por qué no lo habéis traído?».
Los guardias respondieron:
«Jamás ha hablado nadie como ese hombre».
Los fariseos les replicaron:
«También vosotros os habéis dejado embaucar? ¿Hay algún jefe o fariseo que haya creído en él? Esa gente que no entiende de la ley son unos malditos».
Nicodemo, el que había ido en otro tiempo a visitarlo y que era fariseo, les dijo:
«¿Acaso nuestra ley permite juzgar a nadie sin escucharlo primero y averiguar lo que ha hecho?».
Ellos le replicaron:
«¿También tú eres galileo? Estudia y verás que de Galilea no salen profetas».
Y se volvieron cada uno a su casa.

Palabra de Dios.

Oración

Señor tu Palabras mueve, reconforta, da animo y esperanza. Te pedimos perdón porque en ocasiones usamos tu propia Palabra para confundir y crear discordia entre los hombres y no para construir o hacer comunión. Te pido permitas por medio de tu Gracias, que podamos hacer vida tu mensaje, podamos das paz y consuelo a quienes lo necesitan y no hacer interpretaciones acomodadas a nuestro interés, desde la razón y no desde el corazón.  

Amén.

por Manuel Irigoyen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *