Del santo evangelio según san Marcos (6,53-56)
Los que lo tocaban se curaban

En aquel tiempo, terminada la travesía, Jesús y sus discípulos llegaron a Genesaret y atracaron. Apenas desembarcados, lo reconocieron y se pusieron a recorrer toda la comarca; cuando se enteraba la gente dónde estaba Jesús, le llevaba los enfermos en camillas. En los pueblos, ciudades o aldeas donde llegaba colocaban a los enfermos en la plaza y le rogaban que les dejase tocar al menos la orla de su manto; y los que lo tocaban se curaban.

Palabra de Dios.

Oración

Señor Jesús, eres esa fuente de agua nueva que sana mis heridas físicas y las internas, permíteme Señor ser como esos enfermos que acudían hacia ti, permítenos tener la fe de los menos afortunados y mirar en ti nuestra única y gran fortaleza.

Te doy gracias Padre de bondad porque hoy en mi vida con solo buscarte en mi oración puedo sentirte curar mi dolor, gracias Señor Jesús por estar siempre a mi lado. Te pido con todo mi corazón por todos mis hermanos que sufren, dales tu sanidad y amor eterno.

Amén.

por Anna Laura Mendoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *