Del santo evangelio según san Marcos (7,24-30)
Fue a buscarlo y se le echó a los pies

EN aquel tiempo, Jesús fue a la región de Tiro.
Entró en una casa procurando pasar desapercibido, pero no logró ocultarse.
Una mujer que tenía una hija poseída por un espíritu impuro se enteró enseguida, fue a buscarlo y se le echó a los pies.
La mujer era pagana, una fenicia de Siria, y le rogaba que echase el demonio de su hija.
Él le dijo:
«Deja que se sacien primero los hijos. No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos».
Pero ella replicó:
«Señor, pero también los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños».
Él le contestó:
«Anda, vete, que por eso que has dicho, el demonio ha salido de tu hija».
Al llegar a su casa, se encontró a la niña echada en la cama; el demonio se había marchado.

Palabra de Dios.

Oración

Caminando vas, pareciera que te escondes como invisible caminante, como quien duerme en una barca y no se entera de nada.

Pero que te encuentre un mendigo o se te cruce un miserable, más aún un desgraciado confeso, pues te derrites como cera caminante y te desbordas como río navegante en amor y gracia por el doliente.

En todo Amar y Servir.

por Rafael Medina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *