Del santo evangelio según san Marcos (7,14-23)
Del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos

En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre».
Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola. Él les dijo: «También vosotros seguís sin entender? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón sino en el vientre y se echa en la letrina». (Con esto declaraba puros todos los alimentos).
Y siguió: «Lo que sale de dentro del hombre, eso sí hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, malicias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro».

Palabra de Dios.

Oración

¡Padre! Tú conoces cada instante de nuestra vida, nuestro actuar, conoces nuestros pensamientos y los deseos de nuestro corazón, conoces los sentimientos que brotan de él, las asperezas y propósitos que nos dañan y lastiman a los demás.

¡Señor! danos tu gracia para comprender y conocer la luz de tu Palabra, que toque lo profundo de nuestros corazones y disipe la oscuridad que nos hace ser indiferentes a tu amor.

¡Padre! cambia nuestro corazón por uno pleno de amor, que sienta la alegría de conocer el tesoro de tu presencia en nuestras vidas.

Acaricia con tu mirada cada corazón para que se rinda y fortalezca en tu amor, para que vibre en la esperanza de ser reflejo de tu luz, de tu misericordia y del servicio a los demás, como a nuestros hermanos los más necesitados.

Amén.

por Mary Mèndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *