Salmo 143, 1bcd. 2. 9-10
El Señor es nuestra roca

El Señor es nuestra roca
Bendito el Señor, mi Roca,
que adiestra mis manos para el combate,
mis dedos para la pelea.

Mi bienhechor, mi alcázar,
baluarte donde me pongo a salvo,
mi escudo y refugio,
que me somete los pueblos.

Dios mío, te cantaré un cántico nuevo,
tocaré para ti el arpa de diez cuerdas:
para ti que das la victoria a los reyes,
y salvas a David, tu siervo, de la espada maligna. 

Oración

Señor Dios que eres nuestra roca, obra en nuestros corazones para que unidos en un mismo Espíritu proclamemos tu Santa Palabra y guiados por tu Gracia anunciemos siempre las obras de tus Benditas manos.

Amén.

por Martha Rocha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *