Sal 14, 2-3a. 3bc-4ab. 5
¿Quién será grato a tus ojos, Señor?

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino.
El que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará.

Oración

Y yo, ¿seré grato a tus ojos Señor?
Concédeme Señor, no hacer mal ni difamar a mi hermano. Haz que me conduzca honradamente y practique la justicia. Dame la gracia para poner en obra tu Palabra y alcanzar la santidad; para poder ser así, agradable a tus ojos Señor.

Por Carmina Villalobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *