Salmo 127 1-2. 3. 4-5
Que el Señor te bendiga desde Sión

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien.

Tu mujer, como vid fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa.

Esta es la bendición del hombre
que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sion,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida.

Oración

Gracias Señor por qué te amo y me amas. Por qué derramas bendiciones en mi vida, por qué estando a tu lado nada me falta.
Que tu bendición alcance para todos. Pongo en tu manos mi vida, mi familia, mis bienes y mi fidelidad a ti.
Dame fuerza para seguir tu camino en la alegría de tu amor. Amén.

Por Ale Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *